El Origen de todos los Desequilibrios


El origen de todos los desequilibrios se halla en el
desequilibrio entre el espíritu y la materia; es él quien
arrastra tras sí todas las demás formas de anomalías que se
pueden apreciar en la existencia. 

El espíritu y la materia son
dos polos, dos principios con los que el ser humano debe saber
obrar con inteligencia, juicio y prudencia.
Si no es recomendable imitar a Occidente, que ha dado gran
importancia a las adquisiciones materiales en detrimento del alma
y del espíritu, el ejemplo de la India y de otros países que,
durante siglos, aceptaron vivir en la miseria, el hambre y la
enfermedad, tampoco debe ser seguido. 

Debemos poner al espíritu y
a la materia en el lugar que les corresponde: no rechazar a la
materia, sino hacerla sumisa y obediente al espíritu. En este
equilibrio entre el espíritu y la materia es donde los individuos
y las sociedades encontrarán su desarrollo."

Omraam Mikhaël Aïvanhov



Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

Todos los animales están contentos con su Suerte... No ven sus Limitaciones

"Los animales están contentos con su suerte: no ven sus
limitaciones, no intentan pues componérselas para progresar. Pero
este modo de ser, que es normal para los animales, no es ideal
para los humanos… ¡aunque muchos se sienten satisfechos con su suerte!
 

Diréis: «Pero entonces, ¿debemos rebelarnos contra nuestra
suerte?» No, pero comprendedme bien; aceptar nuestra suerte es
una cosa, pero estar satisfecho con ella es otra. Cada uno de
nosotros está obligado a aceptar su suerte como consecuencia de
lo que vivió en el pasado. 


Si tiene que pasar por pruebas, no
debe rebelarse, sino saber que está pagando por los errores
cometidos en esta existencia o en existencias anteriores. Hace
pues esfuerzos para repararlos, pero al mismo tiempo comprende
que debe progresar por el camino de la evolución. De este modo,
acepta el destino que ha decretado para él la Justicia divina,
pero jamás se satisface con su grado de evolución actual, se
esfuerza incesantemente en progresar."


Omraam Mikhaël Aïvanhov


Alguien deja caer trozos de cristal en el Camino...

 
"Alguien deja caer trozos de cristal en el camino, y como es
descuidado, no los recoge. Otros los recogerán, piensa, ¡qué más
da que se hieran! Y sigue su camino… Pero lo que no sabe es que
el destino humano no es una línea recta: su trayectoria es
circular; así pues, de un modo u otro, en esta encarnación o en
la próxima, deberá volver a pasar por el mismo lugar, es decir
deberá sufrir las consecuencias de su acto.
 
Este ejemplo del cristal roto es una imagen para explicaros que
aquél que siembra peligros un día será su propia víctima. ¿Cava
agujeros, tiende trampas a lo largo del camino? La ley un día le
conducirá a volver a pasar exactamente por los mismos lugares y a
caer en estos agujeros o en estas trampas. Entonces tendrá tiempo
para meditar sobre sus desventuras, quejarse de que existe gente
malvada y estúpida, y ¡tratará de averiguar quienes son!
 
Evidentemente, no se le ocurrirá pensar que es él mismo. Aquél
que vive diciendo sin cesar: «¡Después de mí el Diluvio!» crea
todas las dificultades para que su existencia un día u otro se
vea obstaculizada."

Omraam Mikhaël Aïvanhov