Rodeado pero no Vencido


Sabremos si nuestra actitud está en el carril apropiado cuando seamos como el modesto hombre de negocios cuya tienda de ropa estaba amenazada con desaparecer.

La tienda de una cadena nacional se había instalado allí y había adquirido todas las propiedades de su manzana. Este hombre muy particular se rehusó a vender. «Muy bien, entonces construiremos a su alrededor y lo sacaremos del negocio», le dijeron los competidores.

Llegó el día cuando el pequeño comerciante se encontró encerrado, con una nueva tienda por departamentos rodeando por ambos lados a su pequeño negocio. Los cartelones de los competidores anunciaban «¡Gran inauguración!»

El comerciante puso un cartel a todo lo ancho de su tienda que decía: «Entrada principal».
Los grandes líderes surgen cuando ocurren las crisis. En las vidas de las personas que triunfan vemos repetidamente terribles problemas que les fuerzan a levantarse por encima del promedio común.

No sólo encuentran las respuestas sino que descubren un tremendo poder dentro de sí mismas. Como el agua subterránea produce olas muy adentro en el océano, esta fuerza interior explota en una poderosa onda cuando las circunstancias parecen superarse. 

Entonces transpone el límite el deportista, el autor, el estadista, el científico o el hombre de negocios.

David Sarnoff dijo: «Hay mucha seguridad en el cementerio; anhelo las oportunidades».


Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

Pensamientos y emociones Positivas


Sabes cuándo llegan porque te sientes bien. El entusiasmo, la felicidad, la gratitud, el amor. Imagina que pudieras sentir eso todos los días. Cuando celebras los buenos sentimientos, atraes más buenos sentimientos y cosas que te hacen sentir bien.

En realidad es muy sencillo. «¿Qué estoy atrayendo en estos momentos?» Bueno, ¿cómo te sientes? «Me siento bien». Bien, sigue así.

Es imposible sentirse bien y tener pensamientos negativos al mismo tiempo. Si te sientes bien, es porque tienes pensamientos positivos. Puedes conseguir lo que te propongas en la vida, no hay límites. Pero hay una condición: has de sentirte bien. Y si piensas en ello, ¡no es eso lo que siempre has deseado? En realidad, la ley es perfecta.

Si te sientes bien, estás creando un futuro que seguirá la senda de tus deseos. Si te sientes mal, estás creando un futuro que se desviará de la senda de tus deseos. La ley de la atracción está actuando en cada segundo. Todo lo que pensamos y sentimos está creando nuestro futuro. Si estás preocupado o tienes miedo estás atrayendo más de lo mismo a tu vida.Cuando te sientes bien, forzosamente se debe a que tienes pensamientos positivos. Por lo tanto, estás en el camino y estás emitiendo una poderosa frecuencia que atraerá más cosas buenas que harán que te sientas bien.

Atrapa esos momentos en los que te sientes bien y exprímelos.

Sé consciente de que te sientes bien, de que estás atrayendo más cosas buenas.
Vayamos un paso más allá. ¿Y si tus sentimientos se estuvieran comunicando desde el Universo para que supieras lo que estás pensando?
Nuestros sentimientos son un mecanismo de retroalimentación para indicarnos si estamos en el camino, si nos hemos desviado.
Recuerda que tus pensamientos son la causa primera de todas las cosas. Cuando mantienes un pensamiento durante un tiempo, éste se transmite al Universo. Ese pensamiento se adhiere magnéticamente a la frecuencia de lo semejante y en cuestión de segundos te devuelve la lectura de esa frecuencia a través de tus sentimientos. Dicho de otro modo, el Universo se comunica contigo a través de tus sentimientos para decirte en qué frecuencia te encuentras en este momento.
¡Tus sentimientos son tu mecanismo de retroalimentación para conocer tu frecuencia!
Cuando estas negativo bloqueas la entrada de tu propio bien porque estas en una frecuencia negativa.
La próxima vez que te sientas mal o tengas una emoción negativa, escucha la señal que estás recibiendo del Universo. En ese momento estás bloqueando la llegada de tu propio bien porque estás en una frecuencia negativa. Cambia tus pensamientos y piensa en algo bueno, y cuando empiecen a llegar los buenos sentimientos, lo sabrás porque has cambiado a una nueva frecuencia y el Universo lo ha confirmado con mejores sentimientos.


Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

No existen errores, solo Lecciones... Acariciar con el Alma


“Hay diferentes actitudes posibles hacia el amor: puedes comértelo, te lo puedes tomar, lo puedes respirar, pero también puedes vivir en él. Aquellos que se lo comen se quedan en el plano físico y nunca encuentran satisfacción ya que se conforman con placeres bajos. Los placeres de los que lo beben son menos crudos, pero siguen estando confinados a las delicias y satisfacciones del plano astral. Los filósofos, escritores y artistas que han logrado alcanzar el plano mental son aquellos que respiran al amor; el amor es su fuente constante de inspiración. Sólo los que viven en el amor, en la sutil y etérea dimensión del amor, realmente lo poseen. Para ellos es la luz de la mente y el calor del corazón, y así derraman esa luz y ese calor sobre todos los que los rodean. Aquellos que viven en este amor poseen la plenitud.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov.


Desde siempre el ser humano ha buscado su alma gemela, esa media naranja con quien volverse uno y compartir camino en este plano. El amor en pareja como meta de vida, como necesidad; trastornado y capitalizado al máximo por el emporio de Disney. La relación como definición social de plenitud y felicidad, sabemos que la unión permite la expansión, sabemos que amor es todo lo que necesitamos…

Pero esa unión que tanto anhelamos ¿con quien es? ¿existe el alma gemela?

¿Estamos tratando de encontrar, como siempre, fuera lo que sólo hay dentro y por lo tanto condenados a una búsqueda sin fin? ¿Te has detenido a pensar qué versión del amor aspiras manifestar, en cómo quieres encarnar tus relaciones y cómo quieres que te definan? Vivimos un escenario en el que el “amor” se “compra”, donde se viven relaciones por comodidad, dependencia y/o necesidad; se teme a la soledad, al compromiso y a la honestidad. Somos creadores de un entorno en el que las perversiones violentas, los juegos de poder y el miedo se multiplican a velocidades alarmantes. Construimos, entre todos, una realidad en la que el respeto y la tolerancia son la excepción a la norma, en la que la igualdad casi no existe. Queremos resultados inmediatos que no requieren de disciplina, responsabilidad y/o  voluntad. Lo fácil y rápido como premisa, lo superficial por excelencia. Pero también queremos, necesitamos y creemos en el Amor… aunque generalmente nos perdemos en él. Entonces cabe preguntar: ¿queremos beberlo, comerlo, respirarlo, o queremos Ser Amor?

Rara vez vamos más allá, le tenemos miedo a la profundidad -y eso que Sócrates nos indicó hace miles de años que “la vida sin examinar no vale la pena vivirse.” En la aceleración constante híper-conectada -¿o será hiper-desconectada?- que vivimos, casi nunca nos detenemos a absorber la información que tenemos a nuestro alcance y que nos forma. Parecemos aceptarlo todo sin realmente procesarlo y procesarnos en él. No nos tomarnos el tiempo de entender, de asimilar los elementos presentes y como nos reflejan, de definir nuestra interpretación de estos elementos para luego manifestar de acuerdo a nuestra voluntad. Pocos asumen la verdadera responsabilidad de Ser… ¡pero eso sí como nos quejamos cuando las cosas no son como queremos que sean! Nos gusta el capricho, berrinchudos por excelencia.

Los principios de correspondencia son sencillos: como es afuera es adentro, como es arriba es abajo, no podemos reconocer algo que no hemos previamente encontrado en nosotros, no podemos recibir algo que no hemos dado –what comes around goes around, no puede haber reflejo de algo que no hay en ti. No existen las victimas de las circunstancias, como dice Aldous Huxley “la experiencia no es lo que te sucede, sino lo que haces con lo que te sucede” y ahí entra la voluntad de aceptar la Responsabilidad de Ser. “Nada sucede por si solo. Creo que todos los sucesos son creados por la voluntad” (William Burroughs), podemos ser agentes pasivos y seguirnos quejando y sufriendo, o podemos empezar a entonar nuestra voluntad con la frecuencia más intima de nuestro corazón.

…Pero para eso hay que conocer al corazón, hay que conocerse a sí mismo.


Sobre la fachada del templo de Apolo, en el Oráculo de Delfos de la Antigua Grecia, se encontraba inscrita la siguiente frase: “Conócete a ti mismo” –sabemos que uno es siempre el punto de partida,  es lo único que realmente podemos aspirar a “comprender”. Conocerse a si mismo significa sin embargo, más que reconocer vicios y virtudes, se trata de (re)conocer nuestros diferentes cuerpos (físico, etéreo, mental, causal, astral, átmico…) y sus necesidades básicas. Es entretejer todas tus manifestaciones -unir cuerpo y espíritu.

Todo lo creado nace de esta unión, cada átomo es fruto de la fusión del espíritu (energía) con la materia.

Es quizá mas bien esa unión la que tanto anhelamos y buscamos sin cesar: ese momento donde se entrelazan nuestros yos inferiores con nuestros yos superiores, la integración total de nuestro lado femenino y nuestro lado masculino, de nuestros opuestos… Fusión que permite que resonemos de acuerdo a lo más intimo de nuestra esencia en su totalidad y manifestemos de acuerdo a ella. Y esa unión es la que representa el ouroboros, serpiente que forma un circulo al comer su propia cola, símbolo del infinito, de lo eterno. Omraam Mikhaël Aïvanhov nos explica: “aquél que logra volverse un circulo entra en un mundo sin limitaciones, donde el “arriba” y el “abajo” ya no están separados. Todas las virtudes, las riquezas y los poderes de tu yo superior trasmutan a tu yo inferior. Lo superior y lo inferior se funden en uno y el hombre se vuelve divinidad.”

…Bien decía Sartre que “el hombre es fundamentalmente el deseo de ser Dios.”


La fusión consciente de todos nuestros “yo’s” como exquisito ejercicio de alquimia buscando reconocernos como divinidad. ¿Acaso no dijo Jesús “ustedes son dioses“? En esa unión reside la esencia y el objetivo último de la magia -la clave de la manifestación, la que lo materializa todo. Y para alcanzar ese estado de fusión exquisito, para lograr expandir -nos y nuestros conceptos, tenemos que voltear la mirada hacia dentro y reconocernos en toda nuestra profundidad, infinitos. Prestemos atención a las posibilidades dentro de nuestra dimensión interna -es la única que nos acompaña en todo momento, y son ellas las que determinan que podamos o no disfrutar esta experiencia terrenal en toda su gloria. Y luego prestemos atención a nuestro entorno, traducción de nuestra intimidad. Carl Jung trabajaba sobre la máxima que “todo lo que nos irrita de otros nos lleva a un entendimiento de nosotros mismos”  …sobra decir que tenemos mucha introspección que hacer.

Es a través de la observación que podemos, además de encontrarnos, descubrir  el amor… “Encuentra el amor que buscas encontrando primero ese amor en ti. Aprende a descansar en ese lugar en ti, ese, tu verdadero hogar.” (Sri Sri Ravi Shankar) Podemos ahí, en ese lugar, conscientemente decidir que actitud queremos tomar hacia el amor –recordemos que hay etapas para todo. 
No se puede Ser algo sin antes beberlo, comerlo y respirarlo.

En la integración podemos (re)conocer al “verdadero” amor y transmutarnos en él sin volver a perdernos en él. Por “verdadero” entendemos ese amor que va más allá de todo lo imaginable y lo inconcebible. Ese amor que no forma raíces, que no necesita poseer, no sufre de celos ni de ausencias. Trasgrede géneros, especies, planos, distancias y tiempo. Es ese amor que vives, eres, y manifiestas en todo momento con todo y todos los que te rodean sin excepción alguna.

Extrañamente una vez que conoces ese amor, ya nada importa, ya nada buscas, todo lo eres. Vives Aquí y Ahora, sabiendo que lo único permanente es el cambio (Heráclito) y que “escogemos nuestras alegrías y nuestras penas mucho antes de experimentarlas.” (Kahlil Gibran) No existen errores, sólo lecciones -consciente o inconscientemente manifestadas, activamente o pasivamente enfrentadas. –solo hay que tener el valor de Ser y de entonar la voluntad con el corazón. No importa si estás en una relación, en muchas o ninguna -los formatos constantemente mudan- no importa lo que recibes, como te tratan o lo que te sucede –todo lo transmutas. Te asumes, plenamente responsable de tu Ser y de tu entorno, sin miedo a nada –porqué no hay nada-, desdoblándote y desdoblando tu amor constantemente y de manera indiferente al resultado o al receptor.

Una vez que realmente entendemos esto, que encarnamos ese amor y nos (re)conocemos magos –abrazando todos nuestros aspectos, fundiendo todos nuestros “yo’s”, reconociéndonos en todas nuestras gamas- empieza realmente la Magia.

Te sabes eso que buscas y entonces te dedicas a apapachar -del náhuatl Papatzoa: ablandar algo sobándolo o metafísicamente, acariciar con el alma- a todo aquél que te rodea. Tú eres amor y te multiplicas en infinidad de formatos.

“Sino crees que tu vida va a durar para siempre ¿por qué titubeas en cambiar? No desperdicies en tonterías tus actos sobre la tierra.” (Don Juan Matus)

POR: MITSY FERRANT


Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.


Los que aman demasiado: ¿Eres adicto/a tu pareja?


Cuando el otro se transforma en una adicción, una necesidad, ¿se puede llamar a estos  vínculos, una relación con amor o una obsesión fatal?

Cuando el otro se transforma en una adicción, una necesidad, ¿se puede llamar a estos  vínculos, una relación con amor o una obsesión fatal?

Adictos a las personas

"!No te engañes! No esperes que el otro cambie. Mientras tu esperas que cambie, tu pareja está esperando lo mismo de ti"

En general cuando se habla de adicciones, se lo asocia a la dependencia de algún vicio, como las drogas, el alcohol, el cigarrillo, etc. 

Pero es común y está socialmente aceptado, ser adicto a una pareja o relación. Los síntomas son fáciles de reconocer, porque las personas se enferman física y psíquicamente si son abandonados por su pareja. 

Pero también, a pesar de que continúen esa relación, aparentemente estable, sufren. Porque el problema que tiene un adicto es que piensa y siente que puede morirse, si no tiene alguien a quien amar.

¿Eres adicto/a tu pareja?

Aquí transcribiremos algunas preguntas para tu autoevaluación:

- ¿Sientes temor de afrontar problemas cotidianos sin ayuda externa?
- ¿Aceptas tener emociones y pensamientos negativos?
- ¿Permites que tu pareja cumpla sus deseos, sin estar de acuerdo?
- ¿Piensas qué el otro va cambiar, o que puedes modificarle los aspectos de la personalidad, que tanto te incomoda?
- ¿Reprimes, cada día, algo para tu satisfacción personal, y permites que el otro lo realice?
- ¿Eres siempre el que actúa para salvar la pareja de situaciones conflictivas, mientras el otro no actúa o no se preocupa?
- ¿Sientes que tú eres quien desea mantener la pareja y el otro puede prescindir de ti?
- ¿Te rodeas de personas inestables que nunca fomentan tu autoestima?
- ¿Sientes miedo que te abandonen en cada relación que comienzas?
- ¿Cuándo terminas una relación, comienzas en muy poco tiempo, otra?
- ¿Temes a estar solo/a por mucho tiempo?
- ¿Sospechas que posiblemente tu pareja te engaña, pero no te animas a afrontarlo?

Si la mayoría de tus respuestas son positivas debes comenzar a reflexionar sobre este momento de tu relación afectiva.

Porque simplemente puede ser una etapa que experimentas ahora, o puede ser el modelo de vínculo que siempre has mantenido. 

La esencia de toda dependencia

La experiencia que siente un adicto al amor es la misma que tiene cualquier otra persona dependiente. Tiene la sensación permanentemente, que pierde el control sobre su conducta externa, lo lleva a pensar que no puede manejar su vida, especialmente si esa persona que eligió como estímulo, la ha abandonado o simplemente no se encuentra, en el momento presente. 

Entonces el adicto siente que realmente, puede morirse de amor. El adicto a las personas, no tiene control consciente del impulso que lo lleva a abandonar su poca autoestima y renunciar a su amor propio, en pos de la relación deseada. De la misma forma que un alcohólico, no tiene idea en que momento comenzó a beber

. ¿Cuáles son las consecuencias? La preocupación emocional de un adicto al amor es tan inmensa que ocupa toda la energía vital que posee.

Aunque mantenga la relación amada de cualquier manera, tarde o temprano, aparecen estos efectos en su vida cotidiana, que a su vez como un circulo vicioso, le provoca más dependencia hacia el otro:

*Pueden llegar a perder relaciones realmente positivas
*Aparecen grandes dificultades en el trabajo,
 *Problemas económicos.
 *Pérdida de interés sexual.
*Enfermedades de origen desconocido.
 *Inestabilidad en su conducta, no puede comprometerse a cumplir algún objetivo.
*Falta de amor propio y un sentimiento de angustia y depresión, si no tienen el objeto amado o deseado.

La pregunta es: ¿puede una persona ser adicto toda la vida al amor o al sexo?


Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

Asertividad: La importancia de saber decir que NO


Hay que tenerlo claro: es importante aprender a decir que no, de lo contrario perderíamos el control de nuestra vida y nos llenaríamos de rabia por no hacer lo que en realidad queremos. 

Quizás alguien pueda pensar que decir que no es de mala persona y que así estamos siendo desagradables. Pero es necesario, por momentos, saber establecer límites y no ceder ante manipulaciones y chantajes emocionales varios.
 

El tema en cuestión, es decir la ASERTIVIDAD, se refiere a la capacidad de tener seguridad en sí mismo para poder decir que no cada vez que sea necesario.

No se trata de ser un egoísta que ignore las necesidades de los demás, sino de encontrar un equilibrio entre dos extremos igual de malos: el decir siempre que sí y el decir siempre que no.
 

Los derechos de los demás son tan importantes como los nuestros propios y por eso hay que intentar ser asertivos y determinar en qué momentos debemos negarnos y en qué momentos hay que decir que sí y aceptar el requerimiento de otros.
 

Se trata de saber defender nuestros derechos, sin la intención de lastimar o perjudicar a nadie.

¿Cómo conseguir una mayor asertividad en nuestras acciones?
 

La base de todo es sentir que aportamos un valor a la sociedad y que debemos ser respetados.
 

Además, tenemos que tener claros nuestros fundamentos, nuestra escala de valores, para saber qué cosas deseamos hacer y qué otras no.

Debemos olvidar el miedo y la sensación de culpabilidad al negarnos en una situación determinada. El miedo hay que superarlo de la única manera posible, afrontando la situación que nos asusta. En cuanto a la culpa, es más un tema social que hemos aprendido, pero si tenemos claro nuestros fundamentos, podremos decir que no con una base clara del porqué, y esto nos incrementará la seguridad que necesitamos.

En el momento que valoramos reposadamente nuestras razones, no actuamos en forma precipitada y tomamos una decisión, ya no queda lugar para la culpa, pues hemos actuado en base a nuestras convicciones.
 

¿Cómo son las personas poco asertivas?
 

Son individuos que se alejan de cualquier tipo de controversia y necesitan agradar, hasta tal punto que lo hacen a costa de sus propios deseos y necesidades. Creen que para ser aceptados por los demás, no pueden negarse a nada y al final acaban siendo manipulados para hacer cosas que no quieren y que van en contra de sus principios. Su motivación es el miedo al rechazo y la falta de afirmación en sus propias ideas.

Es sumamente importante aclarar que este es un perfil muy diferente al de aquella persona que decide, en forma consciente y voluntaria, dedicar su vida a ayudar al prójimo, en ocasiones resignando sus propias necesidades. En ese caso se trata de una elección libre y personal y como resultado, la persona siente una profunda satisfacción y felicidad.

Muy por el contrario, en los casos que estamos tratando, las personas poco asertivas sacrifican su propio bienestar, pero basado en miedos, inseguridades, etc., lo cual en definitiva no genera otra cosa que una gran insatisfacción personal.  



El Milagro Supremo

Tú, que eres un ser humano, eres mi milagro.

Y eres fuerte, capaz, inteligente
y lleno de dones y talentos.
Cuenta tus dones y talentos.

Entusiásmate con ellos. Reconócete. Encuéntrate. Acéptate. Anímate.

Y piensa que, desde este momento,
puedes cambiar tu vida para bien,
si te lo propones y te llenas de entusiasmo.

Y sobre todo, si te das cuenta
de la felicidad que puedes conseguir con sólo desearlo.

Eres mi creación más grande.
Eres mi milagro.
No temas comenzar una nueva vida

No te lamentes nunca. No te quejes. No te atormentes. No te deprimas.

¿Cómo puedes temer, si eres un milagro? Estás dotado de poderes desconocidos para todas las criaturas del universo.

Eres único. Nadie es igual a ti.
Sólo en ti está aceptar el camino de la felicidad y enfrentarlo, y seguir siempre adelante
hasta el fin. Simplemente porque eres libre.

En ti está el poder de no atarte a las cosas. Las cosas no hacen la felicidad.

Te hice perfecto
para que aprovecharas tu capacidad y no para que te destruyas
con tonterías.

Te di el poder de pensar, te di el poder de amar, te di el poder de determinar, te di el poder de reír, te di el poder de imaginar, te di el poder de crear, te di el poder de planear, te di el poder de hablar, te di el poder de rezar…

… y te situé por encima de los ángeles, cuando te di el poder de elección.

Te di el dominio de elegir tu propio destino usando tu voluntad.

¿Qué has hecho de estas tremendas fuerzas que te di?

No importa. De hoy en adelante,
olvida tu pasado,
usando sabiamente ese poder de elección.

Elige amar en lugar de odiar,
elige reír en lugar de llorar,
elige actuar en lugar de aplazar,
elige crecer en lugar de consumirte,
elige bendecir en lugar de blasfemar, elige vivir en lugar de morir.

Y aprende a sentir mi presencia
en cada acto de tu vida.
Crece cada día un poco más
en el optimismo de la esperanza.

Deja atrás los miedos
y los sentimientos de derrota. Yo estoy a tu lado siempre.

Llámame, búscame, acuérdate de mí.
Vivo en ti desde siempre
y siempre te estoy esperando para amarte.

Si has de venir hacia mí algún día…

que sea hoy,
en este momento.

Cada instante que vivas sin mí, es un instante infinito
que pierdes de paz.

Trata de volverte niño, simple, inocente, generoso, dador, con capacidad de asombro y capacidad para conmoverte ante la maravilla de sentirte humano…

porque puedes conocer mi amor, puedes sentir una lágrima, puedes comprender el dolor…

No te olvides que eres MI MILAGRO.

Que te quiero feliz, con misericordia, con piedad, para que este mundo
que transitas pueda acostumbrarse
a reír, siempre que tú aprendas a reír.

Y si eres mi milagro, entonces usa tus dones y cambia tu medio ambiente, contagiando esperanza y optimismo sin temor,
 porque yo estoy a tu lado.

Con todo cariño…

Tu Dios.