5 Infalibles consejos para sobrellevar una Discusión


Discutir con alguien, ya sea la pareja, algún familiar, un amigo, un conocido o una persona desconocida, como el dependiente de una tienda, es una situación desagradable. Por lo general, después de una discusión nos sentimos emocionalmente mal, percibimos que una parte de nosotros se ha quedado en el lugar y momento de la discusión, nos vamos del lugar más cansados, un poco aturdidos, con la mente incapaz de concentrarse en otra cosa que no sea la discusión. 

Realmente, discutir nos roba el ánimo, las energías, el positivismo, las ganas de sonreír, incluso las ganas de hablar. En pocas palabras, una discusión puede desvestirte de las emociones positivas que envuelven a tu persona y revestirte de las más profundas emociones negativas, irradiándolas allá por donde vayas. Podríamos asemejarlo a ir bien vestidos y muy aseados, con nuestro mejor perfume, y revolcarnos en un charco de barro maloliente. No querremos hablar con nadie, los demás verán claramente nuestro lamentable estado, nos evitarán, y nosotros nos iremos a casa con toda la ropa sucia y maloliente. Hay muchas personas que todas las emociones negativas que pueden ocasionar las discusiones se las llevan a su casa, haciendo pagar a sus familias su malestar. 

¿Es malo discutir?, ¿Qué podemos hacer para no discutir? Si la discusión es inevitable, ¿Cómo podemos convertirla en una experiencia constructiva?, ¿Se pueden estrechar los lazos de la amistad a raíz de una discusión? A todas estas preguntas encontrarás respuesta en este artículo, te daré cinco consejos para saber discutir de forma constructiva con los demás.

Consejo 1. Discute, pero de forma constructiva

Muchas personas piensan que discutir está mal, quizás, debido a los penosos resultados que han podido presenciar o vivir. Sin embargo, lo destructivo de las discusiones no es la discusión en sí, sino en las maneras, palabras y gestos que a menudo se emplean en ellas. Es lícito, e incluso constructivo intercambiar opiniones y puntos de vista con otras personas sobre un mismo asunto, y es bueno para nosotros no callarnos cuando discrepamos en un asunto. De hecho, a raíz de una discusión constructiva podemos darnos cuenta de que discrepábamos con la otra persona porque no habíamos entendido bien lo que nos quería decir o lo habíamos interpretado de forma totalmente distinta. Lo mismo puede suceder de forma inversa, puede que la otra persona nos entienda mejor y acabe coincidiendo con nosotros. Incluso en el caso en que no haya acuerdo, la discusión constructiva nos ayudará a conocer los pensamientos de la otra persona y comprender, aunque no compartir, por qué actúa de la forma como lo hace. Esto se llama tolerancia, y debemos ejercerla siempre que no suponga un perjuicio serio para nuestra persona. Pero ante todo debemos de entender que una discusión no es excusa para gritar, insultar, poner malas caras, o hacer daño a la otra persona. Si hacemos esto último, discutir sería para nosotros, y la otra persona, un acto destructivo.


Consejo 2. Conserva la calma

Para que dos personas puedan intercambiar diferentes ideas y puntos de vista, es necesario que haya un ambiente relajado. ¿A quién le corresponde crearlo? A las dos partes, pero en el caso de que la otra parte no ponga empeño, nos corresponde a nosotros, quienes sabremos gestionar las discusiones constructivamente, crear un ambiente relajado y propicio para la discusión constructiva. ¿Cómo se hace esto? Preparando la situación y previniendo posibles reacciones. Lo primero es explicar a la otra persona que quieres hablar sobre el asunto para comprenderla, para saber los motivos por los cuales piensa así, que puede que no estés de acuerdo con ellos, pero que los respetarás igualmente, y que si hay puntos en los que ves que tiene razón no dudarás en reconocerlo de buena gana. Esto ablandará el corazón de la otra persona, momento idónea para decirle que esperas lo mismo de ella. Una vez que lleguéis a establecer las “normas para discutir” deberías ceder siempre la primera palabra, esto permitirá ganarte el respeto de la otra persona, lo que relajará aún más la tensión. Pero, ¿y si la persona no puede o no quiere relajarse?


Consejo 3. Si hay tensión, retírate

Si vemos que nosotros estamos poniendo de nuestra parte para no exaltarnos y conservar la calma, pero la otra persona no quiere controlar su ira, es mejor que evitemos la confrontación. Es el momento de salir inmediatamente de la situación expresando a la persona que cuando esté más calmada hablaremos, y deseamos hablar calmados porque nos importa comprenderla, pero para ello es necesario hablar con calma. Es también bueno recalcarle que si salimos de la situación no es por hacerle un desplante, sino porque no queremos alterarnos y herirla con nuestras palabras, porque la estimamos. Pasados unos minutos prudentes, los cuales pueden ser más o menos en cada caso, probemos a continuar la conversación de forma relajada. Si la persona está relajada démosle las gracias por su esfuerzo y cedámosle la palabra para que pueda expresarse primero ella. Si todavía esta alterada, es mejor plantearle hablar del asunto al día siguiente, recordándole que la conversación pendiente no entorpecerá el buen trato que le quieres dar durante el resto del día. Puede resultar muy difícil contenerse y guardar la compostura, pero hay razones para esforzarse por hacerlo: obtener muy buenos resultados, ganarnos el respeto de la otra persona, tener la conciencia tranquila, sentirnos al mando de la situación, ganar confianza en nosotros mismos, ser ejemplos de conducta ante los demás y reforzar nuestra relación con la otra persona.


Consejo 4. Escucha de verdad

Casi en todas las discusiones, mientras habla una parte, la otra está pensando qué decir, y cuando le toca el turno, la otra persona hace lo mismo. Al final de la discusión ninguna de las dos sabe lo que le ha dicho la otra, pero se acuerdan muy bien de lo que han dicho ellas mismas. Esto no es comunicación, es un monólogo de dos personas que quieren hacerse escuchar pero que ninguna de ellas está dispuesta a prestar su oído. Para que una discusión se convierta en una experiencia positiva, es imprescindible escuchar a la otra persona, pero también es imprescindible que la otra persona tenga la certeza de que está siendo escuchada, ¿Cómo se logra esto? Cuando llegue tu turno para hablar, haz un breve resumen de lo que te ha dicho antes de pasar a tus argumentos. Por ejemplo, podrías decir: “Como has dicho, para ti es importante -lo que haya dicho-, pero para mí también es importante…” o “En cuanto a lo que has dicho de –lo que haya dicho-, aunque te entiendo, no estoy totalmente de acuerdo por estas razones…” De esta manera, la otra persona se sentirá escuchada y te escuchará con más atención a ti.


Consejo 5. Sé una persona agradecida

Cuando la discusión haya acabado, al menos su primera parte, dale las gracias a la otra persona por haber conservado la calma. Aprovecha y ponla como ejemplo a seguir, aunque hayas sido tú quien estuviera al mando de la situación, diciendo, en pocas palabras, que sería maravilloso que todas las personas pudieran discutir de la forma como lo ha hecho ella. Dile que te ha encantado hablar con ella y que la conversación te ha permitido entenderla mucho más y, en el caso de que hayáis acercado posturas, rectificar puntos de vista. Te puedo asegurar que el corazón de la otra persona saltará de alegría, confianza, autoestima y gratitud hacia tu persona. Son pocas las personas que saben manejar de forma correcta las discusiones y convertir lo que parecía un enfrentamiento, en un estrechamiento de la relación. Estoy seguro de que ahora hay una persona más que sabe hacer esto, tú.

Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

Esfuerzo...


El médico escocés A. J. Cronin (1896-1981) se vio obligado a ausentarse de su práctica de la medicina por razones de salud. Entonces decidió escribir una novela. Pero cuando iba por la mitad, se descorazonó y tiró el manuscrito en el bote de la basura.

Totalmente decepcionado, Cronin se encontraba caminando por las tierras montañosas de Escocia y vio a un hombre cavando en un pantano tratando de sacarle el agua para usarlo como pasto. Cuando Cronin conversó con él, el hombre dijo: “Mi padre cavó en este pantano y nunca consiguió hacer pasto. Pero mi padre sabía, y yo lo sé también, que es sólo cavando que se consigue hacer pasto. Así que sigo cavando.”

Sintiéndose reprendido y motivado de nuevo, Cronin fue a su casa, sacó su manuscrito de la basura, y lo terminó. De esa novela, Hatter’s Castle (El castillo de Hatter) , se vendieron tres millones de ejemplares. Cronin abandonó la práctica de la medicina y se convirtió en un escritor mundialmente famoso.


Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

Prometamos...


Ser tan fuertes que nada pueda estorbar nuestra paz mental;

A hablar de salud, felicidad y prosperidad a cada persona que conozcamos;

A hacer sentir a todos nuestros amigos de que hay algo en ellos;

A mirar al lado brillante de todo y hacer realidad nuestro optimismo;

A pensar sólo lo mejor, a trabajar sólo por lo mejor y a esperar sólo lo mejor;

A ser tan entusiasta sobre el éxito de los demás como lo estamos sobre el nuestro;

A olvidar los errores del pasado y seguir adelante hacia los más grandes logros del futuro;

A lucir un semblante alegre en todo momento y dar a cada persona con la que nos topamos una sonrisa;

A dar tanto tiempo a nuestro propio mejoramiento que no tengamos tiempo para criticar a los demás;

A ser demasiado grande para preocuparnos, demasiado noble para la ira, demasiado fuerte para temer; y demasiado feliz para permitir la presencia de problemas;

A pensar bien de nosotros mismos y a proclamar este hecho al mundo, no en palabras altisonantes, sino en grandes actos;

A vivir en la confianza de que todo el mundo está de nuestro lado mientras estemos dispuestos a ser fieles a lo mejor que haya en nosotros.


Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

El precio de dar en el Blanco


Un rey, que en su carruaje pasaba por un pueblo, observó una flecha disparada exactamente en el centro de un blanco, que era el círculo dibujado en el tronco de un árbol.
Intrigado, se dió cuenta que además había en varios sitios otras flechas disparadas,  todas con la misma precisión en el centro del blanco. Sorprendido por la habilidad del arquero, mandó a sus pajes a buscarlo.

Después de algunos minutos encontraron al autor de los certeros disparos. Se trataba de un niño de no más de doce años.

- ¿Eres tú el hábil arquero? -preguntó el rey.

- Si, -respondió el chiquillo.

- ¿Cómo haces para ser siempre tan certero en tu puntería? preguntó de nuevo el rey.

- Es muy simple, -dijo el muchacho-,  primero disparo la flecha y después dibujo el blanco alrededor de ella.

Piensa por un momento si hacemos eso en nuestras vidas con las personas que nos rodean.
A veces juzgamos basados en nuestros prejuicios, les decimos a todos nuestra opinión y después buscamos cómo justificar nuestras ligerezas.

- Primero disparo y después pregunto -

A veces cometemos errores o maltratamos a los que nos rodean.  En vez de aceptar nuestra responsabilidad, nos ponemos a la defensiva y tratamos de justificar nuestra actitud.

¿Cuánta energía de vida desperdiciamos justificando actitudes con las que sólo pretendemos cubrir nuestros errores, miedo o inseguridades? ¿Cuánto daño innecesario nos causamos a nosotros mismos y a quienes amamos? ¿Qué precio pagamos con estas actitudes…?

Sólo por hoy elige pensamientos y actitudes positivas…  ¡Notarás la diferencia!


Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

¿Cuántos años tengo?


¡Tengo la edad que quiero y siento!
La edad en que puedo:
Gritar sin miedo lo que pienso…
 
Hacer lo que deseo, sin miedo al fracaso, o lo desconocido…
Pues tengo la experiencia de los años vividos y la fuerza de la convicción de mis deseos.
¡Qué importa cuantos años tengo! ¡No quiero pensar en ello!
 
Pues unos dicen que ya soy viejo, y otros que estoy en mi plenitud.
Pero no es la edad que tengo, ni lo que la gente dice, sino lo que mi corazón siente y mi cerebro dicte.
 
Tengo los años necesarios para gritar lo que pienso,
para hacer lo que quiero,
para reconocer yerros viejos,
rectificar caminos y atesorar éxitos.
 
Ahora no tienen porque decir:
¡Estás muy joven, no lo lograrás! 
¡Estas muy viejo, ya no podrás!
Tengo la edad en que las cosas se miran con mas calma, pero con el interés de seguir creciendo.
Tengo los años en que los sueños, se empiezan a acariciar con los dedos, las ilusiones, se convierten en esperanza.
 
Tengo los años en que el amor,
a veces es una loca llamarada,
ansiosa de consumirse en el fuego de una pasión deseada.
Y otras es un remanso de paz, como el atardecer en la playa.
 
¿Qué cuantos años tengo?
No necesito con un número marcar, pues mis anhelos alcanzados, mis triunfos obtenidos, las lágrimas y penas,que por el camino derramé al ver mis ilusiones truncadas…
¡Valen mucho más que eso!
¡Qué importa si cumplo cincuenta, sesenta o setenta!
Pues lo que importa:
 
¡Es la edad que siento!
Tengo los años que necesito para vivir libre y sin miedos.
Para seguir sin temor por el sendero, pues llevo conmigo la experiencia adquirida y la fuerza de mis anhelos.
 
¿Qué cuantos años tengo?
¡Eso a quien le importa!
Tengo los años necesarios para perder el miedo y hacer lo que quiero y siento.

Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

¿Cómo convertir el fracaso en éxito?


Hace mucho tiempo, Harold Sherman escribió un libro titulado “How to Turn Failure Into Success“, (¿Cómo convertir el fracaso en éxito?), en el que da un «Código de Persistencia». Si usted se da por vencido muy fácilmente escriba lo que está a continuación y léalo a diario:

1. Nunca me daré por vencido mientras sepa que tengo la razón.

2. Creo que todas las cosas obrarán a mi favor si me sostengo hasta el final.

3. Tendré ánimo y no desmayaré frente a las probabilidades.

4. No permitiré que nadie me intimide ni me separe de mis metas.

5. Lucharé para vencer todos los impedimentos físicos y las contrariedades.

6. Trataré una y otra vez, y todavía una vez más para realizar lo que quiero.

7. Obtendré fe y fortaleza al saber que todos los hombres y mujeres con éxito lucharon 
contra la derrota y la adversidad.

8. Nunca me rendiré al desaliento o la desesperación no importa con qué obstáculos 
aparentes me enfrente.



Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

Escuchando con el Corazón


“He desperdiciado todo mi sábado”, se lamentó John, mientras su padre le despertaba con delicadeza.

El tono de su voz, lastimero y angustiado, provocó una reacción instantánea en su padre y un destello de ira emergió de él. Había sido un largo día de pintar y colocar papel de pared en la nueva oficina de su madre y su papá estaba extenuado. John había trabajado duro en las primeras horas del día, pero al desaparecer la ilusión de la novedad, se sintió aburrido y finalmente soñoliento, por lo que se acostó en un sofá, en una oficina adyacente. Ahora su padre, Richard, lo despertaba para que todos se encaminaran a casa.

Antes que Richard pudiese expresar una repentina retórica formada por su mente, algo le detuvo. Vislumbró, desde la perspectiva de un niño de ocho años, lo que significaba todo un sábado transcurrido trabajando en la nueva oficina de su madre.

Con renovada compasión, respondió a su hijo: “John, sé que el sábado es precisamente el día de la semana más importante, cuando se tiene ocho años. Aprecio tu disposición a prescindir de disfrutarlo y ayudarnos a decorar la oficina de mamá. Ha sido un largo día y apuesto a que también estás cansado. Sin embargo, me gustaría mostrarte cuánto apreciamos tu apoyo yendo a la tienda de videos, camino a casa, y alquilando una película que tú elijas para que nos deleitemos en familia. ¿Qué te parece?”

En respuesta a la actitud amorosa de su padre, la angustia y desesperanza de John, se transformó en euforia y dijo quietamente, “¡En horabuena, papá! ¡Me gustaría hacerlo!

A veces, al escuchar con nuestro corazón y no con los oídos, el amor gana y las relaciones florecen. Por ello, Johann Wolfgang Von Goethe dice: “La corrección consigue mucho, pero la estimulación, mucho más.”


Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

Cuatro Leyes de la Espiritualidad


La primera dice:
“La persona que llega es la persona correcta”, es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.

La segunda ley dice:

“Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido”.
Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. No existe el: “si hubiera hecho tal cosa…hubiera sucedido tal otra…”. No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.

La tercera dice:

“En cualquier momento que comience es el momento correcto”.
Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará.

Y la cuarta y última:
“Cuando algo termina, termina”.
Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.


Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

Águilas Pescadoras


El canal National Geografic presentó un programa que mostraba cómo hacen las águilas para atrapar peces en los lagos. Vuelan muy alto sobre el lago, , y su visión es tan aguda que localizan con facilidad al pez que quieren pescar. Al verlo, doblan las alas hacia atrás y se lanzan directamente hacia él a gran velocidad. Al llegar al agua, extienden las alas, abren las garras, asen al pez y vuelven a la playa.

En ese programa, mostraron una película que presentaba un hecho poco común. Un águila se sumergió apara atrapar al pez; pero, el pez era muy grande. Al comenzar a levantar el vuelo, el águila hacía un esfuerzo muy grande. El pez era pesado y ella no lograba soportar su peso.

Dándose cuenta de que no podía con su presa, trató de soltar al pez. Pero sus garras habían penetrado tan hondo en sus carnes que no podía sacarlas. Luchó mucho, pero no tuvo éxito. Comenzó a caer al lago, ahogándose, porque no pudo librarse de la caza que había atrapado.

Muchas veces, nosotros nos aferramos de cosas que pueden ser peligrosas. Escogemos malos amigos, malos programas de televisión, alimentos dañinos. En fin, nuestras elecciones acaban siendo demasiado pesadas y grandes para nosotros.

Al principio, creemos que tenemos el control, y que podremos apartarnos del mal cuando lo deseemos. Pero, sin darnos cuenta, eso se transforma en un hábito. Cuando un día tratamos de librarnos y de salir, descubrimos que estamos demasiado agarrados de las malas costumbres. ¡Estamos descontrolados!

Lo mismo que le pasó al águila que no consiguió librarse del pez y murió ahogada, puede pasarnos a nosotros; y cuando nos acordemos, será demasiado tarde para abandonar el mal; ciertamente pereceremos juntamente con él. A veces, los malos amigos nos llevan a hacer cosas que no haríamos si no anduviéramos con ellos.


Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

Haz como el Sol


No te aferres al pasado
ni a los recuerdos tristes.
No abras la herida que ya cicatrizó.
No revivas los dolores y sufrimientos antiguos.
Lo que pasó, pasó…

De ahora en adelante,
pon tus fuerzas en construir una vida nueva,
orientada hacia lo alto, y camina de frente,
sin mirar atrás.

Haz como el sol que nace cada día,
sin pensar en la noche que pasó.
Vamos, levántate…
porque la luz del sol está afuera!


Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

Aferrados de la Mano


Muy a menudo nos sentimos solos. Pero siempre hay alguien dispuesto a tomarnos de la mano.

Hay una hermosa historia de una enfermera con exceso de trabajo que escoltaba a un cansado joven a la cama de su paciente.

Inclinándose y hablándole alto al anciano paciente, ella dijo: “Su hijo está aquí”.

Con gran esfuerzo, abrió sus desenfocados ojos, luego lentamente los volvió a cerrar.
El joven apretó la envejecida mano en la suya y se sentó junto a la cama. Durante toda la noche estuvo sentado allí, tomando la mano del anciano y susurrando palabras de ánimo.

Para cuando amaneció, el paciente había muerto. En instantes, el personal del hospital llenó la habitación para apagar equipos y remover agujas.

La enfermera se puso al lado del joven y comenzó a ofrecerle sus condolencias, pero él la interrumpió.

“¿Quién era ese hombre?” preguntó.

La asombrada enfermera contestó:

“¡Pensé que era su padre!”

“No, él no era mi padre”, contestó él. “Nunca lo había visto en mi vida”.

“Entonces, ¿por qué no dijo nada cuando le traje a verle?”

“Me di cuenta de que necesitaba a su hijo y que su hijo no estaba aquí”, explicó el hombre. 

“Y ya que estaba demasiado enfermo para reconocer que yo no era su hijo, supe que me necesitaba”.

La Madre Teresa solía recordarnos que nadie debiera tener que morir solo. De igual manera, nadie debiera tener que sufrir o llorar solo tampoco. O reír solo o celebrar solo.

Somos hecho para transitar por el camino de la vida tomados de la mano. Hay alguien listo para tomarnos de la mano hoy. Y alguien anhela que nosotros tomemos la suya. 

¡Recordemos aferrarnos los unos a los otros!


Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

Simplicando nuestra vida...


Cada semana, una novedad. La última, fue que la pizza previene el cáncer de esófago. Es gracioso. Tomate previene esto, cebolla previene aquello, chocolate hace bien, chocolate hace mal, no hay problema con una copa diaria de vino.

Cualquier trago de alcohol es nocivo, tome agua en abundancia, pero, cuidado, no exagere… Ante esta profusión de descubrimientos, creo más seguro no cambiar de hábitos. 

Hay que saber claramente lo que hace bien y lo que hace mal a nuestra salud.
El placer hace mucho bien. Dormir me deja 0 km. Leer un buen libro, me hace sentir como nuevo.
 
Viajar me pone tenso antes de embarcar, pero, despues, rejuvenezco unos cinco años! Los viajes aéreos no me hinchan las piernas; me hinchan el cerebro, vuelvo lleno de ideas!
 
Pelear, me provoca arritmia cardíaca. Ver gente teniendo ataques de estupidez, me revuelve el estómago!
 
Ver gente tirando una lata de cerveza por la ventana del auto, me hace perder la fe en el ser humano…
 
Y los noticieros… Los médicos deberían de prohibirlos… cómo duelen!
 
Caminar hace bien, enamorarse hace bien, bailar hace bien, quedarse en silencio cuando una discusión se está incendiando, hace mucho bien: se ejercita el  autocontrol y al día siguiente no te sentiras arrepentido de nada.
 
Despertarte a la mañana, arrependido de lo que dijiste o de lo que hiciste la noche anterior, eso sí, es perjudicial para la salud.
 
Y pasar el resto del día sin coraje para pedir disculpas, peor todavía.
 
No disculparnos por nuestras metidas de pata, provoca cáncer, guardar dolores, ser pesimista, preconceptuoso o falso moralista, no hay tomate o muzzarela que prevenga!
 
Ir al cine, conseguir una buena ubicación, no tener a nadie que entorpezca tu visión, ningún celular sonando y que la película sea espectacular, guau!
 
El cine es mejor, para la salud, que el pochoclo (vocablo argentino para decir cotufas).
 
La charla es mejor que la broma.
 
Ejercicio es mejor que cirugía.
 
Humor es mejor que rencor.
 
Amigos son mejores que gente influyente.
 
Economía es mejor que deuda.
 
Pregunta es mejor que duda.
 
Soñar es lo mejor de todo y mucho mejor que nada!


Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

Presta Atención…


Antes de Rezar…PERDONA
Antes de Hablar…ESCUCHA
Antes de Escribir…PIENSA
Antes de Gastar…GANA
Antes de Criticar…ESPERA
Antes de Rendirte…PRUEBA

Tus palabras, tus sueños, y tus pensamientos tienen el poder de crear condiciones en tu vida.

De lo que hables, lo obtendrás.
 
Si sigues diciendo que no soportas tu trabajo, puedes perderlo.
 
Si sigues diciendo que no soportas tu cuerpo, tu cuerpo puede enfermarse.
 
Si sigues diciendo que no aguantas tu carro, tu carro puede ser robado o descomponerse.
 
Si sigues diciendo que estás quebrado, sabes qué? Siempre estarás quebrado.
 
Si sigues diciendo que no puedes confiar en hombres o mujeres, siempre encontrarás alguien en tu vida que te lastimará o te traicionará.
 
Si sigues diciendo que no encuentras trabajo, seguirás desempleado.
 
Si sigues diciendo que no puedes encontrar alguien a quien amar o crea en ti, tus pensamientos atraerán mas experiencias confirmando tus creencias.

Haz tus pensamientos y tus conversaciones más positivos y guárdalas con fe, esperanza, amor y acción.

No tengas miedo de creer que puedes tener lo que tú quieres y mereces.*
Observa tus ‘Pensamientos,’ Se convertirán en palabras.
Observa tus ‘Palabras’, Se convertirán en acciones.
Observa tus ‘Acciones’, Se convertirán en hábitos.
Observa tus ‘Hábitos’, Se convertirán en carácter.
Observa tu ‘Carácter’, Se convertirá en tu ‘Destino’

Así…. Para prevenir cualquier obstáculo… ¡ Consigue tu propio camino !
 
¡¡ Disfruta cada minuto de tu vida !!

‘Si no te gusta lo que recibes, revisa muy bien lo que estás dando’.
‘Cuando el amor es feliz lleva al alma a la dulzura y a la bondad.’


Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

La Vida es un Espejo


Todos los vicios de la mente son fruto de interpretar de forma egocéntrica la realidad, una actitud impulsiva e inconsciente que nos impide aceptar lo que sucede tal como viene y a los demás tal como son. Ésta es la causa real de todo nuestro sufrimiento, que además nos encierra en un círculo vicioso muy peligroso. Para poder amar, primero hemos de albergar amor en nuestro corazón.
 
En este caso, el problema es en sí mismo la solución. Y lo primero que debemos saber es qué es el amor. No al que estamos tan acostumbrados, sino al de verdad. Porque una cosa es querer, y otra muy distinta, amar. Querer es un acto egoísta; es desear algo que nos interesa, un medio para lograr un fin. Amar, en cambio, es un acto altruista, pues consiste en dar, siendo un fin en sí mismo. Queremos cuando sentimos una carencia. Amamos cuando experimentamos plenitud. Mientras querer es una actitud inconsciente, relacionada con lo que está fuera de nuestro alcance, amar surge como consecuencia de un esfuerzo consciente, que nos hace centrarnos en lo que sí depende de nosotros.

Cuando uno ama no culpa, ni juzga, ni critica, ni se lamenta. Los que aman intentan dejar un poso de alegría, paz y buen humor en cada interacción con los demás, por muy breve que sea. Amar también es aceptar y apoyar a las personas más conflictivas, porque son precisamente las que más lo necesitan. Amar de verdad es sinónimo de profunda sabiduría, pues implica comprender que no existe la maldad, tan sólo ignorancia e inconsciencia. La paradoja es que el amor beneficia primeramente al que ama, no al amado. Así, el amor sana y revitaliza la mente y el corazón de quien lo genera. Por eso recibimos tanto cuando damos.


Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

Querer y Amar


El primero se aplica de forma más habitual que el segundo. Querer lo asociamos a desear algo, generalmente con un propósito determinado. Puedo querer a una persona para que me acompañe, me haga sentir bien, me apoye o para que haga lo que yo quiera. Incluso puedo querer a un hijo para que me cuide en mi vejez. 

Hay siempre una intencionalidad específica en el querer, más o menos altruista, más o menos ética. El querer conduce al sufrimiento pues se desea algo de otra persona, justificadamente o no. Y como ésta es diferente a mí, es imposible que piense, sienta y actúe exactamente igual a mí. De modo que cualquier expectativa que tenga con ella está condenada a la frustración, pues nunca se comportará exactamente como me gustaría o placería.

Amar en cambio es aceptar al otro tal como es, con sus virtudes y sus defectos. Amar es desear lo mejor para el prójimo, aún cuando no me guste su manera de ser, aún cuando no me acompañe, no me haga sentir bien, no me apoye o no me cuide en mi vejez. Puedo estar en total desacuerdo con otra persona, puedo no quererla, pero sí puedo amarla.
Mientras más ames en tu vida, más feliz y libre serás. Mientras más quieras, más frustración, dolor y prisión habrá en tu vida.


Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

El Picnic de las Tortugas


Una familia tortuga fue en un picnic. Tortugas , siendo lento por naturaleza de las cosas, tomó siete años para prepararse para el viaje.  Después de seis meses, después de encontrar el lugar óptimo, de desempacar la cesta de picnic se dieron cuenta que estaban sin sal.

Así que la tortuga más reciente es designado para volver a casa y la sal. (Por
ser el más rápido ). La pequeña tortuga gimió, lloró y pateó, pero accedió a ir con una condición: que nadie comería hasta que regresara.

Tres años han pasado …… Seis años ……… y el pequeño no había regresado .

Al séptimo año de su ausencia, la más antigua tortuga no podía soportar más el hambre , decidió a desenvolver un bocadillo. En ese momento la pequeña tortuga de repente apareció de detrás de un árbol y le gritó :
 
- ¡Mirad! Sabía que no podría esperar . Ahora no voy a ir a buscar la sal “.

A veces en nuestra vida las cosas suceden de la misma manera . Perdemos nuestro tiempo de espera de gente a la altura de nuestras expectativas. Estamos muy preocupados por lo que otros están haciendo y no  hacemos lo que debemos.
Por lo tanto, debemos vivir nuestras vidas y dejar de preocuparse por las opiniones e intereses de los demás por nosotros.

“No gano cada vez que lucho . Pero he perdido cada vez que dejó de luchar!”


Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

Ese es un verdadero Amigo...

Aquel cuyo apretón de manos es un poquito más firme.
Aquel cuya sonrisa es un poquito más luminosa.
Aquel cuyos actos son un poquito más diáfanos.
— Ese es a quien yo llamo un amigo.

Aquel quien más pronto da que pide.
Aquel quien es el mismo hoy y mañana.
Aquel quien compartirá tu pena igual que tu alegría.
— Ese es a quien yo llamo un amigo.

Aquel cuyos pensamientos son un poquito más puros.
Aquel cuya mente es un poquito más aguda.
Aquel quien evita lo que es sórdido y mísero.
— Ese es a quien yo llamo un amigo.

Aquel quien, cuando te vas, te extraña con tristeza.
Aquel quien, a tu retorno, te recibe con alegría.
Aquel cuya irritación jamás se deja notar.
— Ese es a quien yo llamo un amigo.

Aquel quien siempre está dispuesto a ayudar.
Aquel cuyos consejos siempre fueron buenos.
Aquel quien no teme defenderte cuando te atacan.
— Ese es a quien yo llamo un amigo.

Aquel quien es risueño cuando todo parece adverso.
Aquel cuyos ideales nunca has olvidado.
Aquel quien siempre da mas de lo que recibe.
— Ese es a quien yo llamo un amigo.


Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.