Cuando las cosas Empeoran


Cuando las cosas empeoran

y el momento es de crisis,
no pienses que todos tus esfuerzos
han sido en vano,
sigue...
Tal vez todo haya sido para mejor.
Sonría...
Y experimenta otra vez.
Puede ser que tu aparente fracaso
sea la puerta mágica que te conducirá
a una nueva felicidad,
que todavía no has conocido.
Tú puedes estar debilitado(a) por la lucha,
pero no te consideres vencido(a).
Eso no quiere decir derrota.
No vale la pena gastar tu precioso tiempo
en lágrimas y desesperación.
Levántate.
Y sigas adelante ...
Y, si guardas en mente
el objetivo de tus aspiraciones,
tus sueños se realizarán.
Aprende con los errores.
Cosecha experiencia de tus dolores.
Y , un día llegará , que dirás:
Gracias a Dios.
"Yo intenté una vez más y reencontré
la paz, el amor y la felicidad."

Nuestro Espacio


Muchos tenemos un lugar especial
en algún lugar aislado, muy profundo
donde vamos para aislarnos del mundo
para pensar, para aislarnos de lo real

Este lugar donde, abrimos ante nosotros mismos
nuestros mas profundos sentimientos.
El refugio de nuestros deseos y de nuestros miedos,
donde pasamos en un instante de la cima al abismo

El lugar puede ser físico, o simplemente imaginario
y el guarda secretos de lo que hemos sido
de quienes a través del tiempo hemos devenido
y de lo que nos proponemos ser en cada aniversario

Pero por muy escondido que este ubicado
por muy profundo que lo queramos situar
a veces, fortuitamente alguien encuentra
ese lugar que era solo nuestro, era nuestro aliado
Y nosotros sin saber como ni porque ocurre
le permitimos a esa persona en ocasiones,
estar, sentir y compartir nuestras razones,
y ver como poco a poco, nos descubre.

Esta persona añade nuevos colores a nuestra guarida, y muy
despacio, sin hacer ruido...nos redecora nuestro espacio
sin pedir precio, y una parte de ella pasa a ser parte
ya de nuestra vida.

Sentirse Incomprendido


Hay dolores que nunca hemos vivido: se corresponden con historias muy ajenas a la nuestra, y sólo podemos imaginar lo que se sentirá en determinada situación... pero sólo eso: imaginarlo.

Pero hay un dolor, en cambio, que toda persona que busque comprenderse a sí misma y a su entorno ha de vivir, inevitablemente: el dolor de no sentirse comprendido.

Expresarnos, y ver que no somos captados. Decir una cosa, y que se entienda otra. Si "comprender" significa "abarcar" (como cuando decimos que tal predio "está comprendido entre tales y cuales calles"), el hecho de que no nos comprendan significa que no nos abarcan.

O sea: permanecemos in-comprendido por el otro. Pero hay que saber cuatro cosas:

1) Toda persona compleja no es fácil de ser abarcada por un otro.

2) Es muy posible que el otro sienta lo mismo, respecto de que no le comprendamos (y tenga razón!).

3) En ese caso, si estamos desprevenidos, querremos convencerlo de que SÍ lo comprendemos (porque no advertiremos nuestra propia limitación al respecto: la vemos sólo cuando es EL OTRO el que CREE comprendernos!).

4) Que no nos comprendan no es sinónimo de que no nos amen: uno puede amar sabiendo que una parte del otro... nos es un misterio!

¿Qué hacer, entonces, si pareciera que toda comunicación completa es inviable?

Aspirar a que sea lo más clara posible, sabiendo que es natural que entre lo que el otro enuncia y lo que nosotros entendemos haya una distorsión inevitable.

Hacernos cargo de que indefectiblemente somos intérpretes entre lo que el otro comunica, pues a medida que lo que ese otro dice o hace va ingresando a nuestro sistema cognitivo, se acomoda en casilleros predeterminados, desde donde decodificamos, como podemos, la realidad.

De manera tal que el hecho de que en toda comunicación, por más directa y sincera que quiera ser, haya distorsiones, es NORMAL.

Un paso hacia la sabiduría es asumir que es así, y que no hay en ello, necesariamente, mala voluntad de nadie.

Esto reduce considerablemente discusiones estériles, que nacen de la ingenua creencia de que "captamos perfectamente lo que el otro quiso expresar": "No fue eso lo que me dijiste! Y lo que yo te dije no tiene nada que ver con lo que me estás cuestionando!!!". Stop!

Si nos volvemos más maduros, podemos, en vez de discutir...

a) re-preguntar si lo que el otro quiso decirnos es lo que nosotros interpretamos;

b) re-enunciar lo que nosotros hayamos dicho, ensayando distintas maneras, para quizás llegar más claramente al "sistema decodificador" del otro;

c) procurar discernir lo que el otro nos está diciendo, respecto de nuestras propias reacciones e interpretaciones al respecto;

d) tratar de leer más allá de las palabras lo que el otro nos está queriendo transmitir (con su voz, con sus actos, con sus gestos...);

e) aplicarnos hoy mismo una vacuna indispensable para que no nos tome una enfermedad fatal, que tiene como síntoma principal este enunciado:

"Pobre de mí! Con lo sensible que soy... y NADIE me comprende!!".

La enfermedad se llama AUTOCONMISERACIÓN.

Que especial eres tú!


Qué especial eres tú...
que tu presencia es un regalo para el mundo,
que eres una persona única y diferente a todas las demás.
Que tu vida puede ser lo que tu quieres que sea.
Vívela un día a la vez.

Cuenta tus bendiciones,
no tus problemas,
y verás cómo irás saliendo adelante.
Hay tantas respuestas dentro de ti, Comprende, sé valiente, sé fuerte.

No te impongas límites,
tus sueños están esperando hacerse realidad.
No dejes tus decisiones importantes al azar -
esfuérzate por llegar a la cima,
a tu meta,
y a tu premio.

Nada hace perder más energía que las preocupaciones -
Mientras más tiempo llevas un problema, más pesado se vuelve.
No te tomes las cosas demasiado en serio.
Vive la vida con serenidad, no con lamentaciones.

Recuerda que un poco de amor puede durar mucho tiempo.
Recuerda que bastante amor puede durar para siempre.
Recuerda que la amistad es una sabia inversión,

Los tesoros de la vida son las personas... cuando están juntas.

Nunca te Acobardes


¿Acabar con la vida, sólo porque uno no logró el amor de alguien? Existe tanta gente que nos podría hacer tan o hasta más felices que aquella persona que no correspondió a nuestro amor.

¿Acabar con la vida sólo porque le fue mal en una prueba, en un examen? Otras tantas vendrán. Cuántos fueron reprobados una, dos, tres... veces y no se desanimaron. Hoy son personas formadas y bien ubicadas en la vida.

¿Acabar con la vida sólo porque le fue mal en los negocios o tuvo iniciativas desafortunadas? Pero la vida da sus vueltas: mañana podrá "llover en su huerto", será su turno. Cuántas personas perdieron todo lo que tenían, recomenzaron, y con el pasar del tiempo, con un poco de sacrificio, se estabilizaron nuevamente.

Acabar con la vida sólo porque hubo decepciones, fracasos, frustraciones, sea lo que fuere. No, no hay razón alguna que justifique este gesto de cobardía. ¡Pues todo pasa! ¡Todo se transforma!

No eche todo a perder, lo peor ya pasó. Ahora que se está acabando la tempestad, ¿se va a desanimar?

Mire con esperanza hacia el futuro. Usted todavía puede ser muy feliz. Piense en lo mejor. Espere lo mejor. Siembre el bien. Ame bastante. Perdone más todavía. Comience a construir. Si tanta gente logra ser feliz, ¿por qué usted no lo iría a lograr? ¿Por qué desesperarse si siempre habrá un nuevo día? ¿Por qué desaparecer del mundo si es tan lindo vivir?

NUNCA ES TARDE PARA RECOMENZAR UNA VIDA

Despertar

poesías cierto para los aniversarios

¿Cuánto dura el placer de creer que has conseguido lo que deseabas?

El primer sorbo de placer es un encanto, pero va prendido irremediablemente al miedo de perderlo y, cuando se apoderan de ti las dudas, llega la tristeza.

La misma alegría y exaltación de cuando llega el amigo es proporcional al miedo y al dolor de cuando se marcha... o cuando lo esperas y no viene...

¿Vale la pena? Donde hay miedo no hay amor; puedes estar bien seguro de ello.

Cuando despertamos de nuestro sueño y vemos la realidad tal cual es, nuestra inseguridad termina y desaparecen los miedos, porque la realidad es y nada la cambia.

Entonces puedo decirle al otro: "Como no tengo miedo de perderte, pues no eres un objeto propiedad de nadie, entonces puedo amarte así como eres, sin deseos, sin apegos ni condiciones, sin egoísmos y sin querer poseerte."

Y esta forma de amar es un gozo sin límites.