Dejemos de lamentarnos de la Naturaleza Humana... De nada Sirve



Lamentarnos sobre la naturaleza humana, pecadora y portadora de
las semillas del mal, no sirve de nada. 
No hay que lamentarse,
sólo trabajar. Bien sea la vanidad, el orgullo, la cólera, los
celos o la sensualidad, todos los defectos deben ser trabajados.

Éste es el único punto de vista correcto, la única solución
acertada. Es el trabajo lo que importa, no os ocupéis del resto;
vuestras cualidades, vuestros defectos, esto es secundario.

Cuando encontréis cual es el mejor trabajo y decidáis consagraros
a él sinceramente, esas cualidades y defectos se convertirán en
vuestros mejores servidores.

Tomemos un ejemplo muy simple. Queréis levantar un peso. 
Todas
las energías contenidas en potencia en vuestro cuerpo físico son
movilizadas: los músculos, el corazón, los pulmones e incluso el
cerebro participan en este acto. Pero si no sentís el deseo de
hacer algo, todos vuestros órganos se estancan y dormitan. 
Es el
deseo de trabajar quien moviliza todo vuestro potencial. 
Gracias
a estos esfuerzos, un criminal puede terminar siendo más
generoso, paciente y bueno que los hombres más virtuosos.

Mientras que, a menudo, aquellos que son considerados como los
mejores no hacen nada grande: porque no piensan en el trabajo."

Omraam Mikhaël Aïvanhov


Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Al enviar tu comentario acepta las normas básicas y obvias de etiquetas. Todo comentario ofensivo será borrado inmediatamente. No se publicarán oraciones o cadenas. Respete a los demás como desearía que usted fuese tratado. Su correo-e NO se compartirá con terceras personas