Comienza el 2015 MEDITANDO


Relájate en la quietud de este momento. Respira profundamente y permite que tus pensamientos floten apaciblemente mientras te diriges a tu interior. Toma este precioso momento para cerrar los ojos y abrir tu corazón a la visión que el Espíritu tiene para tu vida. 
Aquiétate y permanece consciente de que cada respiración inicia un nuevo ciclo en tu cuerpo, cada pensamiento inicia un nuevo ciclo en tu mente. Respira y permite que lo nuevo de este momento aparezca. Permite que estas palabras sean las tuyas mientras entras en el silencio, afirmando tu bien supremo. Nuestras voces se unen como el “YO SOY”; en el silencio …

 

En la quietud de este momento, estoy en paz. Todo está bien.
Este es mi momento del ahora. Sea que me encuentre en una habitación llena de gente o en la quietud de mi hogar, mi paz interior está siempre presente; Dios está siempre presente aquí mismo y ahora mismo. Una energía tranquila y apacible llena mi mente y mi cuerpo; respiro profundamente, completamente consciente de que todo está bien, mientras
descanso en el silencio …
 

Recibo inspiración divina para la acción correcta.

Gracias al frescor este momento nuevo, dejo ir toda duda y temor acerca de mi futuro. Sé que Dios me inspira hacia la acción correcta y perfecta. Mi futuro se desenvuelve con facilidad y gracia mientras yo dejo que el Espíritu me guíe hacia mi bien supremo en toda situación. Los momentos que paso en contemplación silenciosa avivan mi capacidad de actuar según la inspiración divina. En el silencio …
Soy una expresión de vida divina siempre en renovación.
 


Hay Una Presencia y Un Poder y yo soy uno con esta presencia y este poder; Dios, el Bien Omnipotente. Al llegar a ser completamente consciente de este Bien omnipresente, sé que sólo hay salud e integridad en mi mente y cuerpo. Respiro profundamente y me dirijo hacia mi interior. Allí, encuentro la fuente esencial de energía restauradora de vida que está dentro de mí ahora. Reclamo vitalidad—es mi naturaleza divina. Yo encuentro la certeza de mi salud en el silencio …
Tengo éxito y satisfacción; me doy cuenta del poder de Dios en mí.
 


Con Dios, todo es posible, y Dios está presente en todas partes; por ende, no puedo fracasar. El éxito es mío, cualquiera que sea el modo en que lo defina y me ajuste a ello. Dios dice “sí” al yo decir “sí”. Puede parecer que algunas veces el miedo me bloquea, pero el fluir del Espíritu está siempre presente y en este momento nuevo yo digo “¡Sí, Dios, sí!” al éxito en todas las áreas de mi vida. Reconozco y me doy cuenta que el poder de Dios en mí atrae los deseos de mi corazón. Estoy completamente despierto para recibir mi bien supremo, mientras descanso en el silencio …
 

Que haya paz en la tierra y que empiece conmigo.
Respiro profunda y completamente y veo que la paz está aquí y ahora. Enfoco mi atención en el espacio de mi corazón y siento gratitud por todo lo que es vida. Cuando mi corazón está lleno de gratitud, conozco paz, hablo paz, soy paz. Empiezo cada nuevo momento, cada nuevo día, cada Nuevo
Año, afirmando que la paz empieza por mí.

Si bien este momento de oración ha llegado a su final, el fluir del Espíritu continúa moviéndose dentro y a través tuyo, como tú. Cada aliento es una oración y cada momento es un nuevo comienzo. Sonríe, y siéntete totalmente despierto y consciente de tu cuerpo y del mundo que te rodea, al celebrar este nuevo momento, este nuevo día, este Nuevo Año.

En este espíritu, oremos juntos la “Oración de protección”:

La luz de Dios nos rodea;
el amor de Dios nos envuelve;
el poder de Dios nos protege;
la presencia de Dios vela por nosotros.
¡Dondequiera que estamos, está Dios!

 


Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Al enviar tu comentario acepta las normas básicas y obvias de etiquetas. Todo comentario ofensivo será borrado inmediatamente. No se publicarán oraciones o cadenas. Respete a los demás como desearía que usted fuese tratado. Su correo-e NO se compartirá con terceras personas