Las 7 leyes Universales del Éxito- Parte I - LEY DE DAR


 
Dar y recibir son aspectos diferentes del flujo de la energía en el universo. Y si estamos dispuestos a dar aquello que buscamos, mantendremos la abundancia del universo circulando en nuestra vida.



Esta segunda ley también puede llamarse la ley del dar y recibir porque el universo opera a través de un intercambio dinámico. Nada es estático.



El flujo de la vida no es otra cosa que la interacción armoniosa de todos los elementos y las fuerzas que estructuran el campo de la existencia. Para que la energía fluya constantemente hacia nosotros, debemos mantenerla en circulación, al igual que un río, el dinero debe mantenerse en movimiento o de lo contrario comienza a estancarse. El dar engendra el recibir, y el recibir engendra el dar.



Cuanto más demos más recibiremos, porque mantendremos la abundancia del universo circulando en nuestra vida. Todo lo que tiene valor en la vida se multiplica únicamente cuando es dado. Si al dar sentimos que hemos perdido algo, el regalo no ha sido dado en realidad, y entonces no generara abundancia.



Al dar y recibir, lo más importante es la intención. La intención debe ser siempre crear felicidad para quien da y para quien recibe. La retribución es directamente proporcional a lo que se da. Por eso el acto de dar debe ser alegre. La ley de dar es muy sencillo, si deseamos alegría démosles alegría a otros, si deseamos amor, aprendamos a dar amor, si deseamos atención y aprecio, aprendamos a prestar atención y a apreciar a los demás. Si deseamos riquezas material, ayudamos a otros a conseguir esa riqueza.

Como aplicar la ley de dar




- Llevar un regalo a cualquier lugar a donde vaya y para cualquier persona con la que me encuentre. Ese regalo puede ser un elogio, una flor o una oración.



- Recibir con gratitud todos los regalos que la vida me dé. Recibiré los obsequios de la naturaleza, la luz del sol, y el canto de los pájaros.



- Me comprometo a mantener en circulación la abundancia dando y recibiendo los dones más preciados de la vida: cariño, afecto, aprecio y amor. Cada vez que me encuentre con alguien, le deseare en silencio felicidad alegría y bienestar

 
Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario