Alguien deja caer trozos de cristal en el Camino...

 
"Alguien deja caer trozos de cristal en el camino, y como es
descuidado, no los recoge. Otros los recogerán, piensa, ¡qué más
da que se hieran! Y sigue su camino… Pero lo que no sabe es que
el destino humano no es una línea recta: su trayectoria es
circular; así pues, de un modo u otro, en esta encarnación o en
la próxima, deberá volver a pasar por el mismo lugar, es decir
deberá sufrir las consecuencias de su acto.
 
Este ejemplo del cristal roto es una imagen para explicaros que
aquél que siembra peligros un día será su propia víctima. ¿Cava
agujeros, tiende trampas a lo largo del camino? La ley un día le
conducirá a volver a pasar exactamente por los mismos lugares y a
caer en estos agujeros o en estas trampas. Entonces tendrá tiempo
para meditar sobre sus desventuras, quejarse de que existe gente
malvada y estúpida, y ¡tratará de averiguar quienes son!
 
Evidentemente, no se le ocurrirá pensar que es él mismo. Aquél
que vive diciendo sin cesar: «¡Después de mí el Diluvio!» crea
todas las dificultades para que su existencia un día u otro se
vea obstaculizada."

Omraam Mikhaël Aïvanhov


No hay comentarios:

Publicar un comentario