El mejor regalo que puedes dar, El Perdón!!!


Lo que doy con mayor facilidad
debo darlo lo primero: el perdón.
el «perdón», así; ¡tal como suena!
Debo perdonar,
volver siempre a perdonar.
Si dejo de perdonar
empiezo enseguida a levantar un muro.
Y un muro
es el principio de una cárcel.
En la vida tengo necesidad de hacer,
sobre todo, dos cosas:
«comprender» y «olvidar».

Conozco a mucha gente
y conozco los secretos de muchos.
Estoy cada vez más persuadido
de que no existen
dos hombres idénticos.
 
Cada hombre es un mundo aparte;
vive, piensa, siente y reacciona
a partir de su mundo,
cuyo centro profundo
me resulta siempre extraño.
Por eso entre los hombres
se crean, necesariamente,
roturas, fricciones e incomprensiones.

Solamente si comprendo
que el otro es «otro»,
si estoy dispuesto a perdonar
será posible «vivir juntos».
De otra suerte la vida se convertirá
en un recíproco asedio
y viviré día tras día en guerra,
caliente o fría.

Hay ocasiones excelentes,
excepcionales,
para hacer las paces,
para desterrar los litigios.
Dado el primer paso, el más difícil,
el resto será una «fiesta».
¡El perdón! ¡El regalo más hermoso!

No hay comentarios:

Publicar un comentario