Al Servicio de los Demás


El poder de servir a los demás (de la manera que sea), viene a ser como la bendición dada de antemano por todas aquellas personas que escuchan. Servir, es un privilegio que no todos/as pueden ofrecer. 

Pero el primer y más grande servicio que se puede dar es NO MIRAR a quien se da u ofrece; esta es la primera gran REGLA, reconocer en nuestro interior la más grande y poderosa Fuerza, que no es otra cosa que la PRESENCIA del YO SOY. Es un gran fuego en nuestros corazones, es lo que ensalza y eleva por encima de nosotros, el ALMA, y a su vez nos acerca más a la humanidad. Este fuego es que hay que estár continuamente alimentando

Las ideas que se tienen o se crean en relación a los servicios que "damos" como Seres especiales la mayoría de las veces son erróneas. Muchos de los actos y servicios que ofrecemos, damos y que con tanto Amor y a la vez sacrificio, es una OBLIGACIÓN para a veces liberarnos de TANTA ENERGÍA que nuestros sentidos generan y que nos demandan los demás.

Una gran parte de la realización de actos físicos (imposición de manos, a veces burdos trucos, etc..) que se ofrecen para halagar o satisfacer los deseos caprichosos o las necesidades del YO íntimo de quienes los reciben, no han sido, no son, y jamás lo serán para elevar su ALMA, su espiritualidad. Porque, quien se da a realizarlos y quienes los reciben, no son dignos de la Gran Energía Universal.

Os ruego que abandonéis esta falsa idea de Servicio, porque os digo francamente y en verdad que esto no es exacto. El primer Servicio para todo ser humano es la alabanza y la adoración del Yo divino. La Presencia de Dios en el corazón de cada individuo. Guardando constantemente la atención de la mente inferior sobre la Presencia YO SOY ésta llegará a levantar el entendimiento humano a la plena aceptación del Supremo-Poder Conquistador anclado en la forma humana que, después de todo, es divina.

Si en los servicios que queremos prestar a nuestro prójimo olvidamos guardar nuestra atención fija en nuestra Presencia YO SOY, es decir; Se y reconozco la Fuente de este Poder. Fuente del Amor Divino, entonces hemos perdido en gran parte nuestra energía.
Si el servicio que se presta está dirigido hacia el trabajo realizado, para agradar las necesidades de los sentidos y no se presta atención alguna al orígen, que no es otra cosa que la Presencia YO SOY que produce todas nuestras necesidades, entonces erramos en el fin de la vida.

Mis queridos hermanos y lectores, nunca permitáis que vuestras ocupaciones ajenas os priven del tiempo para poder comunicaros con vuestra Divinidad, vuestros Consejeros, sin compartir y con la suficiente duración para darse cuenta de que vuestra Presencia os guiará hacia el verdadero Servicio y os hará que hagáis lo que debe hacerse. Ahí tenéis la verdad en lo que concierne el verdadero Servicio; "No tendréis otros dioses que Yo. Tu Presencia YO SOY es el primer Mandamiento y el cumplimiento perfecto de le Ley".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Al enviar tu comentario acepta las normas básicas y obvias de etiquetas. Todo comentario ofensivo será borrado inmediatamente. No se publicarán oraciones o cadenas. Respete a los demás como desearía que usted fuese tratado. Su correo-e NO se compartirá con terceras personas