Algunas Reflexiones sobre el Amor


 

Crecimos con la idea de que para el amor son necesarias dos medias naranjas.  Al terminar cada una de mis relaciones me sentía confundido y me preguntaba que habría hecho mal porque de acuerdo a mi antigua manera de pensar, siempre la culpa era mía.  Hoy me doy cuenta que no hay culpas sino responsabilidades. 



Agradezco a cada persona que compartió sus años conmigo y trate siempre de conservar buenos vínculos con mis ex parejas, creo que el amor no muere sino que se transforma.  Hoy veo que somos naranjas en su totalidad y que podemos crecer, madurar y ayudar a enriquecer el amor, pero no creyendo ser la mitad de nadie, sino un ser total que esta en unión con otro ser integro y que lo que nos une es el amor en su dimensión más pura.
 
El poner a alguien en un pedestal puede resultar peligroso porque exigiremos que los demás “rindan” en base a nuestra errónea percepción y no en calidad de lo que nos pueden dar de verdad.  Cuando se ama hay en nosotros una aceptación integra de nuestra pareja, amamos lo bueno y aceptamos lo que no nos gusta, porque querer cambiar a los demás es una tarea que jamás alcanza el objetivo buscado.

Cada uno es como es y si algo no funciona seria sano no insistir, sino tener la madurez para dejar las cosas en claro y pasar a nuestra próxima experiencia que sin duda llegará.  A veces no cortamos lazos que nos sujetan y que producen intranquilidad por el hecho de no estar solos.   

Cuando si uno piensa con el corazón se daría cuenta que es mejor estar solo que en compañía de alguien que nos llena de tensión o no nos da lo que necesitamos.
Quizás el otro no tiene la responsabilidad directa de que las cosas no funcionen porque puede que no anden bien con nosotros, pero cada persona tiene un igual esperando por un encuentro y confiar en que la vida nos hará encontrar a esa persona.  Es muy lindo pensar así, ya que estamos preparándonos para la mayor felicidad.

Nuestro corazón merece cuidado.  Debemos saber a quien se lo abrimos.  Seria ideal cuidarnos de “regalar” nuestros sentimientos a personas que bien podrían ser de esas que en base a su propia indignidad “descalifican” a los demás para aumentar su ego de fantasía.  Muchos son los casos de personas, sobre todo mujeres, que se dejan golpear por sus parejas y encima los justifican diciendo que ellas son responsables del brote de violencia.   

 Nadie tiene derecho a faltarle el respeto física ni psicológicamente a otro ser.  Depende de uno mismo tener cero grado de tolerancia para estos casos en los que cualquier cosa termina siendo desencadenante de una infelicidad que nunca tiene fin..

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Al enviar tu comentario acepta las normas básicas y obvias de etiquetas. Todo comentario ofensivo será borrado inmediatamente. No se publicarán oraciones o cadenas. Respete a los demás como desearía que usted fuese tratado. Su correo-e NO se compartirá con terceras personas