Esperanza...


Cuando estamos en situaciones precarias o de gran dolor,

algunas explicaciones no tienen razón de ser,

por lo absurdas que se oyen, es como si le pidiéramos a alguien

que sufre dolores que se aguante y ya no los sentirá.

Por eso es bueno tener una poca de fe en la esperanza,

esperanza que las penas no duren mucho ,

o que el dolor no nos afecte demasiado,

para que no nos nuble el entendimiento ,

el mejor bálsamo para una alma adolorida,

es un acto de amor y consideración al

momento de dolor que esta viviendo.

Por esa razón, ojalá que cuando nos toque el turno

de ayudar a alguien que esta sufriendo, nuestra actitud no

sea nada mas , de simpatía o de lastima ,

sino de una honesta esperanza en que su dolor

pase pronto y la resignación haga acto de presencia

acuciada por nuestra insistencia y nuestro amor a

quien en ese momento sufre.

Pero no asistamos a quienes ya han muerto, o a quienes

ya están tendidos en una funeraria , vayamos con los vivos,

con los que afrontan un dolor dentro del camino de su vida,

esos mis amigos, esos si necesitan de nuestra amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Al enviar tu comentario acepta las normas básicas y obvias de etiquetas. Todo comentario ofensivo será borrado inmediatamente. No se publicarán oraciones o cadenas. Respete a los demás como desearía que usted fuese tratado. Su correo-e NO se compartirá con terceras personas