Ni lo que sois, aunque poseáis las mayores...

"Ni lo que sois, aunque poseáis las mayores virtudes, ni la
posición social que ocupáis, aunque sea la más elevada, podrán
impedir que tengáis adversarios. En la vida, siempre hay que
luchar, pero existen dos clases de lucha: aquella en la que
suprimís a vuestro adversario y aquella en la que le perdonáis.
Si suprimís a vuestro adversario, no tendréis contra quien
luchar… y será una catástrofe: ¡dejaréis de progresar! Si le
perdonáis para poder luchar toda la vida contra él, seguiréis
reforzándoos.
¡Cuántas personas intentan liberarse de sus enemigos! Y el día
que lo consiguen, ¿qué sucede? Dejan de sentirse felices, tienen
la impresión de que les falta algo, porque necesitaban a estos
adversarios para medirse con ellos… No debemos pues suprimir a
nuestros adversarios, sino saber cómo actuar para reforzarnos,
mejorarnos… y ¡mejorarles a ellos también al mismo tiempo! Pero
sólo lo conseguiréis si les consideráis como factores
indispensables para vuestra evolución."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Al enviar tu comentario acepta las normas básicas y obvias de etiquetas. Todo comentario ofensivo será borrado inmediatamente. No se publicarán oraciones o cadenas. Respete a los demás como desearía que usted fuese tratado. Su correo-e NO se compartirá con terceras personas