La irano es Buena Consejera en momentos de Decisiones


 

Las cosas hechas a partir de la ira son, en el mejor de los casos,
ineficaces. Cualquier cosa hecha en estado de cólera llevará casi con
certeza al arrepentimiento. La mayoría de las respuestas basadas en el enojo
no son voluntarias y controladas, sino reacciones ciegas e impulsivas.
Cuando permites que tu enojo se haga cargo de tus actos te pones en una
clara situación de desventaja.

Lo mejor que puedes hacer cuando eres presa de la ira es esperar. Cuenta
hasta diez. Cuenta hasta 100. Déjalo para mañana. Piénsalo. Convérsalo. Deja
que pase, antes de dar el próximo paso. Claro que la ira puede generar
energía, pero casi siempre es una energía inmanejable que daña todo lo que
está cerca, incluido tú.

Actuar a partir del enojo te daña al menos tanto como a los demás. Espera
que la ira pase. La energía no desaparecerá. En cambio, se transformará en
enfocada y productiva.
 Sea lo que fuere que haya generado tu enojo, hay algo
positivo que puedes hacer al respecto. 
Si te tomas el tiempo necesario para
permitir que tu ira se calme, encontrarás ese algo positivo.
 Sé inteligente.
Cálmate y sé un verdadero ganador.

Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario