Continuación de las 7 Leyes Espirituales del Exito.......5.- Ley de la Intención y el Deseo.

En toda intención y en todo deseo esta el mecanismo para su realización; la intención y el deseo en el campo de la potencialidad pura tienen un infinito poder organizador.
Y cuando introducimos una intención en el suelo fértil de la potencialidad pura, ponemos a trabajar para nosotros ese infinito poder organizador.
Esta ley se basa en el hecho de que la energía y la información existentes en todas partes en la naturaleza.
Todo el universo, en su naturaleza esencial, es el movimiento de la energía y la información. La única diferencia entre nosotros y los árboles es el contenido de información y de energía de nuestros respectivos cuerpos.
Nosotros, los seres humanos, tenemos un sistema nervioso capaz de tomar conciencia del contenido de energía e información de ese campo particular que da origen a nuestro cuerpo físico. Experimentamos ese campo subjetivamente en forma de pensamiento, sentimientos, emociones, deseos, recuerdos, instintos, impulsos y creencias.
No solo podemos tomar conciencia de la información y energía de nuestro propio campo quántico, sino que podemos cambiar conscientemente el contenido de energía y de información de nuestro propio cuerpo y por lo tanto influir en nuestro entorno.
Ese cambio consciente se logra a través de las dos cualidades inherentes a la conciencia, la atención y la intención. La atención da energía y la intención transforma.
Cualquier cosa a la cual prestamos atención, crecerá con más fuerza en nuestras vidas. Por otro lado, la intención estimula la transformación de la energía y de la información. La intención organiza su propia realización.
El acto de dirigir la intención sobre el objeto de la atención desencadenara una infinidad de sucesos espacio temporales orientados a producir el resultado buscado, siempre y cuando que uno cumpla las otras leyes espirituales del éxito. Esto se debe a que la intención, dirigida sobre el campo fértil de la atención, tiene un infinito poder organizador. Infinito poder organizador significa poder para organizar una infinidad de sucesos espacio-temporales todos al mismo tiempo.
Mientras no infrinjamos las otras leyes de la naturaleza, a través de nuestra intención podemos, literalmente, dirigir las leyes de la naturaleza para convertir en realidad nuestros sueños y nuestros deseos.
La intención es el verdadero poder detrás del deseo. La sola intención es muy poderosa, porque es deseo sin apego al resultado. El solo deseo es débil, porque en la mayoría de los casos es atención con apego. La intención es desear respetando estrictamente todas las demás leyes, pero en particular la sexta ley espiritual del éxito, la ley del despego.
El futuro es algo que siempre podemos crear por medio de la intención desapegada, pero nunca debemos luchar contra el presente. El pasado es recuerdo, memoria, el futuro es expectación, el presente es conciencia.
Por consiguiente el tiempo es el movimiento del pensamiento. Tanto el pasado como el futuro nacen en la imaginación, solamente el presente que es conciencia es real y es eterno.
Aprendamos a aprovechar el poder de la intención y podremos crear cualquier cosa que deseemos.
Cuando sigamos estos cinco pasos para cumplir nuestros deseos, la intención generara su propio poder.
1- Entremos en el espacio de la conciencia pura.

2- Una vez establecidos en ese estado de solo ser, liberaremos nuestras intenciones y nuestros deseos. Cuando esta realmente en ese espacio, no hay intención, pero en cuanto sale de el es posible introducir la intención. Liberar las intenciones y los deseos en este espacio significa sembrarlos en el suelo fértil de la potencialidad pura y esperar que florezcan en el momento propicio.

3- Permanezcamos en el estado de auto-referencia.

4- Renunciemos a nuestro apego al resultado. Significa disfrutar cada momento de la jornada de la vida aunque desconozcamos el desenlace.

5- Dejemos que el universo se encargue de los detalles. Nuestras intenciones y nuestros deseos, una vez liberados en el espacio silencioso, tienen un infinito poder organizador.

Como aplicar la ley de la intención y el deseo.
- Haré una lista de todos mis deseos y la llevare a donde quiera que vaya. Mirare la lista antes de entrar en mi silencio y mi meditación. La mirare antes de dormir por la noche, la mirare al despertar por la mañana.
- Liberare esta lista de mis deseos y la entregare al seno de la creacción, confiando en que cuando parezca que las cosas no están saliendo bien, hay una razón y en que el plan cósmico tiene para mi unos designios mucho mas importantes que los que yo he concebido.
- Recordare practicar la conciencia del momento presente en todos mis actos. No permitiré que los obstáculos consuman o disipen la concentración de mi atención en el momento presente. Aceptare el presente tal como es, y proyectare el futuro a través de mis intenciones y mis deseos más profundos y queridos.

PARTICIPAR EN ESTE BLOG